El Problema Doctrinal de las Iglesias Adventista del Séptimo Día

Las iglesias adventistas comparten muchas doctrinas en común con las iglesias cristianas evangélicas, pues surgieron como una desviación doctrinal de miembros de diversas iglesias cristianas en el siglo 19.

William Miller (1782-1849), es considerado el fundador de las iglesias Adventistas, pero fue más bien el medio a través del cual se inició el grupo que se convertiría después en los Adventistas del Séptimo Día. A Sus seguidores se les comenzó llamando Mileritas.

Transient

William Miller fue un pastor bautista laico (un pastor no estudiado en seminario, era granjero) en New England o Nueva Inglaterra en Estados Unidos. Se fascinó con la profecía bíblica y escribió un panfleto Evidencias de La Escritura. Haciendo cálculos en el libro de Daniel creyó calcular la fecha del retorno de Cristo a la tierra, fijándola en 1843. El pastor Miller pasó por alto que Jesucristo enseñó en las Escrituras que nadie puede saber el día ni la hora de su venida (Marcos 13:32). 

En 1831 comienza una campaña anunciando la venida de Cristo en 1843. Tras la profecía fallida, anuncia que se equivocó por un año, fijando la nueva fecha para el 22 de Octubre de 1844. Muchos se prepararon y reunieron para esperar a Cristo, pero sucedió lo que se conoce como “la gran decepción”, pide perdón por su falso cálculo, y el movimiento declina. Advenimiento significa aparición o llegada, por ello se llaman iglesias Adventistas, refiriéndose a el énfasis de este grupo en la venida de Cristo de 1844.

El siguiente paso en la formación de este grupo fue dado a través de Hiram Edson, un seguidor de Miller, que enseñó que la profecía fue certera, pero que la venida de Cristo fue espiritual en el cielo. Jesús terminó de efectuar la purificación por nuestros pecados, ahora entrando al lugar santísimo en el cielo para culminar lo que inicio en la cruz.

Fue Hiram Edson el autor del concepto del santuario celestial y del Juicio investigador. Cada creyente después de su muerta será interrogado y enjuiciado para ver si ha hecho las obras necesarias o si ha sido obediente a los mandatos de Dios, para tener acceso al cielo.

La tercera fase en la formación de los Adventistas fue  por uno de sus ministros Joseph Bates, tras leer un panfleto de un ministro T. M . Preble, enfatizó en el grupo la necesidad de guardar el Sábado y aspectos de la ley del Antiguo Testamento. Se abstuvo de alcohol, tabaco, cafeína, y se hizo vegetariano. Le dio el distintivo día y el distintivo régimen dietético al movimiento.

Transient

Finalmente, la cuarta fase y ultima que dio formación a los Adventistas fue Ellen White. Ella fue la  que dio al movimiento su forma final influenciándolo grandemente a través de sus escritos, los que eran y aun son considerados por muchos, como inspirados por Dios como las mismas Escrituras. Uno de los únicos puntos positivos es que ella salvó al movimiento de desviarse a la herejía de negar la doctrina bíblica de la trinidad.

Para 1845 los Adventistas del Séptimo Día ya eran una denominación distinguida en la nación americana, y se registraron oficialmente como denominación en 1863. Fue en éste grupo en donde Charles Taza Russel se congregó, y donde fue influenciado para iniciar su grupo que sería el de Los Testigos de Jehová. Los adventistas heredaron a los Testigos de Jehová la doctrina del aniquilacionismo y la negación del infierno. También la fascinación por la profecía.

La Biblia nos hace un llamado a defender la fe y la sana doctrina, y es por eso que debemos advertir a los miembros de iglesias adventistas a considerar el origen de las desviaciones doctrinales de su iglesia. Judas 1:3 nos exhorta:  “Amados, por la gran solicitud que tenía de escribiros acerca de nuestra común salvación, me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos.”

Muchos creyentes en Cristo adventistas necesitan a sus Priscilas y Aquilas, que como con Apolos en Éfeso, existan creyentes que se preparan para enseñarles mas exactamente la verdad de Dios.

Hechos 18:24-2624 Llegó entonces a Efeso un judío llamado Apolos, natural de Alejandría, varón elocuente, poderoso en las Escrituras. 25 Este había sido instruido en el camino del Señor; y siendo de espíritu fervoroso, hablaba y enseñaba diligentemente lo concerniente al Señor, aunque solamente conocía el bautismo de Juan. 26 Y comenzó a hablar con denuedo en la sinagoga; pero cuando le oyeron Priscila y Aquila, le tomaron aparte y le expusieron más exactamente el camino de Dios.”


Las Iglesias Adventistas del Séptimo Día Sostiene convicciones bíblicas correctas en muchas áreas y tienen cosas buenas:

  • Creen que Jesucristo es Dios,
  • Creen en la Trinidad,
  • Creen que la Biblia es la Palabra inspirada de Dios.
  • Creen que la salvación se encuentra en Cristo.
  • Hacen énfasis en buenos valores familiares
  • Tienen un excelente régimen de alimentación y disciplina en comer sanamente. Tratan a sus cuerpos adecuadamente como el templo del Espíritu Santo. Esto es digno de elogio.

Entonces, ¿Cuál es el problema con la doctrina de las Iglesias Adventistas del Séptimo Día?

La comunidad cristiana debate en considerarlos una secta o no. Podríamos decir que es la menos secta de las sectas. Son varios sus problemas doctrinales y los enlistamos a continuación:

1. Falsa Profecia: Las Iglesias Adventistas del Séptimo Día nacieron de una falsa profecía de un predicador bautista William Miller, quien profetizó que Jesús iba a volver a la tierra en 1843, y después al no suceder, la pospuso para 1844. En las dos fechas hubo creyentes desilusionados ante lo errado de su predicción. Tras el cálculo profético errado, algunos comenzaron a decir que no fue un error, el error fue predecir la venida de Cristo a la tierra, pero no era eso lo que sucedería, sino que Jesús entro en el lugar santísimo en el santuario celestial en esa fecha.

2. Una redención incompleta: Las Iglesias Adventistas del Séptimo Día afirman que en 1844 Jesús entro en el lugar santísimo en el santuario celestial para completar su redención por los pecados de la humanidad. Sin embargo la Biblia enseña claramente que Jesús completó su redención en la cruz, no tuvo que esperar hasta 1844, es por eso que Él dijo en la cruz, "Consumado es", o "se ha completado” (mi misión de salvación). La Biblia también dice claramente en el libro de Hebreos que Jesús ya entró en el lugar santísimo con su muerte en la cruz hace dos mil años, no hasta 1844.

  • Juan 19:30 Cuando hubo tomado el vinagre, Jesús dijo: "Consumado es."
  • Hebreos 9:12 dice claramente: "Él entró en el Lugar Santísimo una vez por todas con su propia sangre, consiguiendo una redención eterna."
  • Hebreos 7:27 se sacrificó por los pecados una vez para siempre se ofreció.

3. Basados En Elena White: Las Iglesias Adventistas del Séptimo Día basa sus enseñanzas principalmente en los escritos de Elena White, elevándolas al grado de Palabra de Dios, o por lo menos tomando sus enseñanzas como interpretaciones certeras de la Biblia. Está bien probado o documentando que Elena White pronunció docenas de falsas profecías. Sus escritos dieron a luz a las iglesias adventistas del Séptimo Día. De acuerdo a Deuteronomio 18:21-22 ello le hace una falsa portavoz del mensaje de Dios. Esto debería provocar una revisión de las doctrinas de la Iglesia Adventista basadas en los Escritos de Elena que se desvían de las Escrituras o que radicalizan una errada interpretación de ciertos pasajes bíblicos.

Deuteronomio 18:21-22 Y si dijeres en tu corazón: ¿Cómo conoceremos la palabra que Jehová no ha hablado?; si el profeta hablare en nombre de Jehová, y no se cumpliere lo que dijo, ni aconteciere, es palabra que Jehová no ha hablado; con presunción la habló el tal profeta; no tengas temor de él.

Será  un juicio o exanimación de los seres humanos al morir, para determinar si son dignos de formar parte de la primera resurrección o si deben ser exterminados.

4. Salvación con base en obras:  Las Iglesias Adventistas del Séptimo Día también enseñan que la obediencia a guardar el día sábado y las leyes dietéticas prescritas en el Antiguo Testamento son condiciones necesarias para permanecer en la salvación. Esta enseñanza niega una doctrina bíblica esencial, de la salvación por gracia mediante la fe, así como la suficiencia de la salvación provista al estar en Cristo.

Efesios 2:8-9 8 “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe, y esto no de vosotros, pues es don de Dios, no por obras, para que nadie se gloríe.”

1 Juan 5:13 Os escribo todo esto a vosotros que creéis en el nombre del Hijo de Dios, para que sepáis que tenéis vida eterna. (El creyente puede tener la seguridad y no la mera esperanza en la espera de un juicio investigador).

5. Estricta Obediencia a guardar el día sábado y las leyes dietéticas: Las Iglesias Adventistas del Séptimo Día enseñan que los cristianos "deben" descansar en el día sábado como el día dedicado a Dios conforme a la Ley del Antiguo Testamento, y que adorar en domingo es la marca de la bestia predicha en el libro de Apocalipsis (13:18), es una práctica que proviene del engaño del diablo. Ellos enseñan a su gente que el domingo comenzó a observarse a partir del Emperador romano Constantino hasta el siglo IV imitando al paganismo en la adoración del día del dios sol (Sunday). Pero la Biblia muestra claramente que Jesucristo resucitó el primer día de la semana, en domingo (por eso en español se le llama Domingo, de dominus, día del Señor en Latín).  Los libros del Nuevo Testamento muestran que los discípulos de Jesús y muchos de los primeros cristianos judíos sustituyeron la observación de guardar el sábado por el domingo. Debido a que Jesús era el cumplimiento de las promesas del Antiguo Pacto estableciendo uno Nuevo, y como enseña Hebreos 8:13 “Al decir: Nuevo pacto, ha dado por viejo al primero; y lo que se da por viejo y se envejece, está próximo a desaparecer.”  Los primeros cristianos celebraban la resurrección de Cristo el domingo.

Jesús se levantó de la muerte en el primer día de la semana: el domingo:

Marcos 16:2 "Muy temprano el primer día de la semana, justo después del amanecer, se encontraban en su camino a la tumba" (Los mismo se atestigua en Mateo 28:1; Lucas 24:1; Juan 20:1).

Los primeros cristianos se reunían los domingos como el día de adoración:

Hechos 20:7 "En el primer día de la semana nos reunimos para partir el pan. Pablo habló a la gente y, porque tenía la intención de salir al día siguiente, siguió hablando hasta la medianoche. "

Partir el pan podría ser una referencia a la celebración de la Cena del Señor, y se menciona que Pablo tuvo un tiempo de predicación o enseñanza.

1 Corintios 16:2 Cada primer día de la semana cada uno de vosotros ponga aparte algo, según haya prosperado, guardándolo, para que cuando yo llegue no se recojan entonces ofrendas.

¿Por qué el primer día de cada semana? Porque en ese día acostumbraban a reunirse como día dedicado a reunirse como Iglesia para adorar a Dios.

En el último libro del Nuevo Testamento, el apóstol Juan menciona en Apocalipsis 1:10 que tuvo una visión en "el día del Señor", ya se le conocía así al Domingo, porque era el día en que el Señor había resucitado.

Apocalipsis 1:10 Yo estaba en el Espíritu en el día del Señor, y oí detrás de mí una gran voz como de trompeta,

Colosenses 2:16 enseña claramente que no es necesario guardar el Sábado bajo el Nuevo Pacto, y que nadie debe juzgar al creyente que no lo guarda o que no se somete a las reglas de alimentación del Antiguo Testamento.

Colosenses 2:16 “Por tanto, nadie os juzgue en comida o en bebida, o en cuanto a días de fiesta, luna nueva o días de reposo.”

Este solo versículo debería bastar para aclarar el asunto. El verso es claro en que no es necesario para los gentiles guardar el sábado.

En Romanos Pablo escribió una carta pastoral a una iglesia que él no inicio, pero trata de ayudarles a reconciliar las diferencias entre los creyentes judíos y los que no lo eran (los gentiles). En este contexto escribe el siguiente pasaje.

Romanos 14:5-6  5 Uno hace diferencia entre día y día; otro juzga iguales todos los días. Cada uno esté plenamente convencido en su propia mente. 6 El que hace caso del día, lo hace para el Señor; y el que no hace caso del día, para el Señor no lo hace. El que come, para el Señor come, porque da gracias a Dios; y el que no come, para el Señor no come, y da gracias a Dios.

Algunos creyentes judíos todavía obedecían a la ley del sábado, y las leyes dietéticas kosher del Antiguo Testamento, mientras que los creyentes gentiles no lo hacían. Pablo explícitamente les dice que está bien no guardar el sábado, ni las leyes de alimentos. Está bien para los creyentes judíos mantener sus tradiciones judías en obediencia a su ley, pero deja claro que debemos respetar a los gentiles que no guardan el Sábado y no lo hacen por que guardan el Domingo para el Señor, y el que come y da gracias a Dios, para el Señor lo hace. Si algo deja claro Romanos 14 es que no es quebrantamiento de la Ley de Dios el guardar el domingo en vez del sábado.

Jesús les dijo a los fariseos en Marcos 2:27-28 “El día de reposo fue hecho por causa del hombre, y no el hombre por causa del día de reposo. Por tanto, el Hijo del Hombre es Señor aun del día de reposo.”   Este pasaje nos advierte contra un legalismo rígido en cuanto al descanso del sábado, y ciertamente nos muestra que Cristo es Señor sobre el sábado, y es precisamente El, el motivo, su resurrección de la muerte, la razón por la cual los creyentes guardamos el domingo y no el sábado.

6. Los Adventistas del Séptimo Día enseñan que es necesario obedecer las leyes dietéticas del Antiguo Testamento, pasando por alto la verdad de Dios en diversidad de pasajes del Nuevo Testamento que son explícitos en que estas leyes no son necesarias. Colosenses 2:16 es claro “Por tanto, no dejen que nadie les juzgue por lo que ustedes comen.”

El apóstol Pedro era un hombre justo y temeroso de Dios, que guardaba la Ley del Antiguo Testamento. En Hechos 10 se narra una experiencia importantísima en su vida. Dios le enviaba a predicarle a un Centurión del ejército romano, para ello, Dios le revelo una interesante visión.

Hechos 10:11-15 11 y vio el cielo abierto, y que descendía algo semejante a un gran lienzo, que atado de las cuatro puntas era bajado a la tierra; 12 en el cual había de todos los cuadrúpedos terrestres y reptiles y aves del cielo. 13 Y le vino una voz: Levántate, Pedro, mata y come. 14 Entonces Pedro dijo: Señor, no; porque ninguna cosa común o inmunda he comido jamás. 15 Volvió la voz a él la segunda vez: Lo que Dios limpió, no lo llames tú común.

Este pasaje es muy claro en que al Señor prepararle a entrar en casa de un hombre que no era judío, Dios le autoriza a comer comida prohibida en el Antiguo Testamento y le dice que es santificada. Probablemente también Dios le mostraba con esto que no se debía imponer a los gentiles que vinieran a la fe, como Cornelio lo haría, que guardaran las leyes de alimentación del Antiguo Testamento.

Pablo compartió esta convicción cuando escribe en Romanos 14:2 “el que no come, no juzgue al que come; porque Dios le ha recibido.”  Y en Romanos 14:14 "Estoy convencido, plenamente convencido en el Señor Jesús, que nada es inmundo en sí mismo."

En 1 Timoteo 4 hay un pasaje interesante en el que se muestran principios de falsas doctrinas que habían entrado o que existía el peligro que entraran a la iglesia de Éfeso en la que Pablo dejo encargado a Timoteo. Se ven principio de la falsa doctrina de lo que después se llamaría gnosticismo, que prohibirán aun el matrimonio pues creían que el cuerpo era malo. Pero también se observan principios judíos de abstenerse de alimentos. Veamos el pasaje:

 1 Timoteo 4:1-6 1 Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios; 2 por la hipocresía de mentirosos que, teniendo cauterizada la conciencia, 3 prohibirán casarse, y mandarán abstenerse de alimentos que Dios creó para que con acción de gracias participasen de ellos los creyentes y los que han conocido la verdad. 4 Porque todo lo que Dios creó es bueno, y nada es de desecharse, si se toma con acción de gracias; 5 porque por la palabra de Dios y por la oración es santificado. 6 Si esto enseñas a los hermanos, serás buen ministro de Jesucristo, nutrido con las palabras de la fe y de la buena doctrina que has seguido.

Es claro que el apóstol Pablo consideraría falsa doctrina o errada la enseñanza de que los gentiles tendrían que guardar las leyes de alimentación del Antiguo Testamento.

Colosenses 2:16 “Por tanto, nadie os juzgue en comida o en bebida, o en cuanto a días de fiesta, luna nueva o días de reposo.” Este solo versículo debería bastar para aclarar el asunto. El verso es claro en que no es necesario para los gentiles guardar el Sábado ni las leyes alimenticias.

Los adventistas son culpables del pecado de la falsa doctrina de los judaizantes en la época del apóstol Pablo. Los judaizantes eran judíos que habían creído en Jesucristo como el Mesías de Israel y como el salvador. Pero eran celosos en guardar la ley del Antiguo Testamento que había sido dada por Dios mismo a Moisés. Por ello su misión era convertir a todos los gentiles que habían venido a la salvación de Cristo, en ser fieles y obedientes a las leyes de Israel. Los judaizantes aparecen alborotando las iglesias gentiles plantadas por el apóstol Pablo. Aparecen por primera vez en Hechos 15.

Hechos 15:1-3 1 Entonces algunos que venían de Judea enseñaban a los hermanos: Si no se circuncidan conforme a la ley de Moisés, no pueden ser salvos. 2 Como Pablo y Bernabé tuvieron una discusión y contienda no pequeña con ellos, se dispuso que subieran a Jerusalén a los apóstoles y a los ancianos, para tratar esta cuestión.

Note que estos judaizantes imponían la circuncisión como requisito para la salvación, distorsionando así la doctrina de la salvación por gracia por medio de la fe en Jesús (Efesios 2:8-9). La muerte de Cristo no era suficiente, era necesario guardar la ley.

Hechos 15: 28-29 28 Porque nos ha parecido bien al Espíritu Santo, y a nosotros, no imponerles ninguna carga más que estas cosas necesarias: 29 que se abstengan de lo sacrificado a ídolos, de sangre, de ahogado y de fornicación; de las cuales cosas si se guardan, bien harán.

Note que tras todos los apóstoles revisar la situación de forma cuidadosa, conforme a las Escrituras y recordando las enseñanzas de Cristo, decidieron no imponer carga alguna a los creyentes gentiles, note que no les pidieron guardar el Sábado, ni la circuncisión, ni las leyes de alimentación. Solo les pidieron que se apartaran de idolatría, de inmoralidad sexual y de comer sangre.  Así que los adventistas van mas allá de los apóstoles imponiendo cargas similares a las que imponían los mismos judaizantes que fueron reprendidos por los apóstoles.

Otros pasajes que son muy relevantes y claros en este asunto se encuentran en Gálatas:

Gálatas 2:16 sabiendo que el hombre no es justificado (o declarado justo ante Dios) por las obras de la ley, sino por la fe de Jesucristo, nosotros también hemos creído en Jesucristo, para ser justificados por la fe de Cristo y no por las obras de la ley, por cuanto por las obras de la ley nadie será justificado.

Las obras de la ley se refiere principalmente a tres cosas: la circuncisión, observar el sábado y el mantenimiento de las leyes dietéticas. Estos no son necesarios para la salvación bajo el nuevo pacto en Cristo.

Gálatas 2:21 No desecho la gracia de Dios; pues si por la ley fuese la justicia, entonces por demás murió Cristo.

Si el ser humano podría aparecer justo ante Dios por guardar las leyes del Antiguo Testamento, hubiera sido innecesaria la muerte de Cristo, y sería tanto como desechar la gracia de Dios.

Una de las cosas más difíciles de entender para un adventista es ¿si Dios dio su ley en el Antiguo Testamento a su pueblo porque muchos creyentes no adventistas no la guardan? La respuesta es que Dios prometió un nuevo pacto que no sería como el primero. Y como dice Hebreos 7:18 “Queda, pues, abrogado el mandamiento (o Pacto de la ley) anterior a causa de su debilidad e ineficacia. 19 (pues nada perfeccionó la ley), y de la introducción de una mejor esperanza, por la cual nos acercamos a Dios.” A esto atestigua el libro entero de Hebreos en el Nuevo Testamento.

En Éxodo 24:8 Dios hizo un pacto con Israel a través de Moisés dándoles su ley:

Éxodo 24:8 "Entonces Moisés tomó la sangre, roció sobre el pueblo y dijo:" Esta es la sangre del pacto que Jehová ha hecho con vosotros, según todas estas palabras. "

El Señor Jesús estableció un nuevo pacto conforme a la promesa de Jeremías 31:31-33 en Lucas 23:20: Lucas 23:20 "De la misma manera, después de la cena, tomó la copa, diciendo:" Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre, que es derramada por ustedes.”

El autor de Hebreos muestra que el Señor Jesús al hacer esto estableció un nuevo Pacto que no depende de leyes rituales o sacrificios.

Hebreos 8:6-13 “ 6 Pero ahora tanto mejor ministerio es el suyo, cuanto es mediador de un mejor pacto, establecido sobre mejores promesas. 7 Porque si aquel primero hubiera sido sin defecto, ciertamente no se hubiera procurado lugar para el segundo.8 Porque reprendiéndolos dice:  He aquí vienen días, dice el Señor, En que estableceré con la casa de Israel y la casa de Judá un nuevo pacto; 9 No como el pacto que hice con sus padres El día que los tomé de la mano para sacarlos de la tierra de Egipto; Porque ellos no permanecieron en mi pacto, Y yo me desentendí de ellos, dice el Señor. 10 Por lo cual, este es el pacto que haré con la casa de Israel Después de aquellos días, dice el Señor: Pondré mis leyes en la mente de ellos, Y sobre su corazón las escribiré; Y seré a ellos por Dios, Y ellos me serán a mí por pueblo; 11 Y ninguno enseñará a su prójimo, Ni ninguno a su hermano, diciendo: Conoce al Señor; Porque todos me conocerán,
Desde el menor hasta el mayor de ellos. 12 Porque seré propicio a sus injusticias, Y nunca más me acordaré de sus pecados y de sus iniquidades.  13 Al decir: Nuevo pacto, ha dado por viejo al primero; y lo que se da por viejo y se envejece, está próximo a desaparecer.”

Finalmente, veamos brevemente otras doctrinas erradas de las iglesias Adventistas del Séptimo día.

El Juicio Investigador

El Juicio Investigador es un juicio basado en las obras o la obediencia a la ley que determinara la salvación (Efesios 2:8-9, Tito 3:5 y Gálatas 2:16 y 20  muestran que la salvación no es por obras. Juan 5:24 y 1 Juan 5:13 muestran que podemos tener ya seguridad de nuestra salvación porque es una promesa de Dios.

El sueño del Alma

El sueño del alma, se basa en la doctrina de algunos pasajes bíblicos, los adventistas ensenian que al morir, el creyente duerme y no esta consiente, aguarda la resurrección final, sin embargo hay pasajes que muestran lo contrario. Pablo dice en 2ª Corintios 5:6-8  “pero confiamos, y más quisiéramos estar ausentes del cuerpo, y presentes al Señor.” Por eso en Filipenses 1:21-23 podía decir “Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia. Mas si el vivir en la carne resulta para mí en beneficio de la obra, no sé entonces qué escoger. Porque de ambas cosas estoy puesto en estrecho, teniendo deseo de partir y estar con Cristo, lo cual es muchísimo mejor.”

Pablo tenía la convicción que al morir estaría con Cristo. En Lucas 16 Cristo conto la parábola de Lázaro que al morir fue al seno de Abraham, no tuvo que esperar a la resurrección final. También Cristo dijo al Ladrón en la cruz en Lucas 23:43 “hoy estarás conmigo en el paraíso,” no le dijo en la resurrección final estarás conmigo. 

El Aniquilacionismo

Los Adventistas niegan la existencia del infierno y mantienen la doctrina del Aniquilacionismo, que los injustos será únicamente aniquilados o cesaran de existir. El problema es que Cristo Jesús mismo nos advierte de la terrible realidad del infierno, y existen diversos pasajes que nos advierten de su terrible realidad:   Mateo 13:42; Apocalipsis 20:15; Mateo 5:22, 29-30; Mateo 7:13; Mateo 10:28; Marcos 9:48; Mateo 25:30, 46, Lucas 16:24; 2ª Tesalonicenses 1:9, Judas 1:7; 2 Pedro 2:4,Apocalipsis 14: 9-11, Apocalipsis 19:20; Apocalipsis 20:11-15, Apocalipsis 21:1-8

Las Doctrinas Erradas y Distintivas de las iglesias Adventistas del Séptimo día Se Resumen en Cuatro:

  1. La necesidad de guardar el sábado y las Leyes alimenticias. (La marca de la bestia es adorar el domingo).
  2. El juicio investigador.
  3. El sueño del alma.
  4. Negación del infierno o Aniquilacionismo.