La Doctrina de la Trinidad

Transient

La Biblia revela que Dios es uno solo, pero sin embargo se ha revelado en tres personas distintas. Esto es lo que los cristianos han llamado por siglos, la trinidad o la unidad de tres, tres son uno o la tri-unidad. Es verdad que la palabra trinidad no viene en la Biblia, pero la trinidad se ve, se enseña, y revela en la Biblia.

En el siglo tercero y cuarto vivió en Alejandría Egipto un obispo con gran influencia llamado Ario, quien comenzó a enseñar que Jesucristo era un ser creado, inferior al Padre. Este fue una de las primeras herejías o desviaciones doctrinales en la historia de la iglesia. Convenció a muchos y hasta hubo marchas en las calles apoyando su posición, su lema era “que hubo un tiempo en que Jesucristo no existía.” Afortunadamente hubo otro obispo, llamado Atanasio, quien se opuso a esta falsa doctrina y defendió la divinidad de Cristo. Hubo tal confusión y división en Alejandría, que el emperador romano Constantino, quien se acababa de convertir al cristianismo, llamo a un concilio para que todos los obispos o pastores cristianos del imperio se juntaran a explorar el asunto para ponerle fin a la controversia. Este fue el concilio que se hizo en el año 325 d.C en la ciudad de Nicea (actualmente en el territorio de Turquía).

El resultado fue que 316 obispos estuvieron de acuerdo que la Biblia claramente enseña que Jesucristo es Dios, y dos estuvieron en contra a favor de Ario. Es importante notar que ellos no instituyeron la doctrina que Cristo es Dios, eso la iglesia lo había creído desde su nacimiento, solo reconocieron lo que la Biblia ya enseña.  El concilio reafirmó la famosa declaración del credo Niceno “Creo en un solo Señor, Jesucristo, Hijo único de Dios, nacido del Padre antes de todos los siglos: Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, engendrado, no creado, de la misma naturaleza del Padre, por quien todo fue hecho; que por nosotros, los hombres, y por nuestra salvación bajó del cielo.”

Los concilios de Nicea en el 325 d.C. y años después el de Constantinopla en el 381 d.C. determinaron lo siguiente: “Cristo es de la misma sustancia del Padre.” “El Padre, el Hijo y el Espíritu, son co-eternos, consustanciales y co-iguales.”

Los Testigos de Jehová, que surgieron en 1874 siguiendo las enseñanzas de Charles Taze Russell, revivieron más de 1500 años después, exactamente la misma enseñanza de Ario en Alejandría, que la iglesia de Cristo había condenado como falsa en el concilio de Nicea del año 325 d.C.  Los Testigos de Jehová hoy son conocidos por su gran oposición y ridículo que hacen de la trinidad. 

También las iglesias apostólicas, o “iglesias solo Jesús” son conocidas por su desprecio al resto del cristianismo por creer en la trinidad, llamando a los creyentes “trinitarios.” La diferencia es que los Testigos de Jehová niegan que Jesucristo es Dios, mientras que los apostólicos dicen que el único que es Dios es Jesucristo, para ellos Jesucristo es el padre, y el Espíritu Santo, pero ambos grupos negando y ridiculizando la creencia en la trinidad.

Estos grupos esta convencidos que los cristianos entendemos mal la Biblia. Les suena ridículo, absurdo e ilógico decir que Dios  es tres personas.  No solo estos grupos tienen dificultad entendiendo porque los cristianos creemos en la trinidad. Cada cristiano tiene dificultad en entender este concepto. La doctrina de la trinidad es la doctrina más difícil de expresar y de entender de todas las doctrinas cristianas, sin embargo el hecho que sea difícil de comprender no significa que no sea precisamente lo que la Biblia enseña.

Antes de explicar la trinidad es importante entender lo que la trinidad no es:

La trinidad es la manifestación de un solo Dios en tres personas. Esto no es un invento del paganismo de un dios con tres cabezas, como dicen los Testigos de Jehová, esto es precisamente lo que la Biblia misma enseña.

El consenso de toda la Biblia es que solo hay un Dios y no más.

Isaías 43:10 Vosotros sois mis testigos, dice Jehová, y mi siervo que yo escogí, para que me conozcáis y creáis, y entendáis que yo mismo soy; antes de mí no fue formado dios, ni lo será después de mí.

Sin embargo aunque la Biblia deja claro, tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento, existen muchos pasajes Bíblicos que enseñan que Jesucristo es Dios, y que el Espíritu santo es Dios también. Por eso los cristianos le creemos a la revelación de Dios en la Biblia.

La Palabra trinidad es una palabra que significa la tri-unidad o la unidad de tres. Unidad porque Dios es uno solo, tri porque Dios siendo uno solo se revelo en tres personas eternas.

La Trinidad en La Biblia:

  • Mateo 28:19-20 “Por tanto, vayan, y hagan discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre (singular, no dice los nombres: Dios es uno) del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.”
  • 2 Corintios 13:14 “La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios, y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros. Amén.”
  • 1 Pedro 1:2 “elegidos según el conocimiento de antemano de Dios Padre en santificación del Espíritu, para obedecer y ser rociados con la sangre de Jesucristo.”

Efesios 1:3-14 muestra la experiencia de Pablo con un Dios Manifestado en Tres Personas.

Esto surge en la estructura de la alabanza a Dios introductoria de Efesios, que es trinitaria: Se habla del Padre (1:3-6), del El Hijo (1:7-12), y del Espíritu Santo (1:13-14).

Cada una de estas secciones en Efesios 1 concluye con la frase “para la alabanza de su gloria”.  Léalo en su Biblia:

El Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo son dignos de gloria y de ser alabados (adorados).

Apocalipsis comienza con la trinidad (al igual que Efesios)

Apocalipsis 1:4-8 “Juan, a las siete iglesias que están en Asia: Gracia y paz a vosotros, del que es y que era y que ha de venir (El Padre), y de los siete espíritus (Es una referencia al Espíritu Santo) que están delante de su trono; y de Jesucristo (El hijo) el testigo fiel, el primogénito de los muertos, y el soberano de los reyes de la tierra. Al que nos amó, y nos lavó de nuestros pecados con su sangre. y nos hizo reyes y sacerdotes para Dios, su Padre; a él sea gloria e imperio por los siglos de los siglos. Amén. He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que le traspasaron; y todos los linajes de la tierra harán lamentación por él. Sí, amén. Yo soy el Alfa y la Omega, principio y fin, dice el Señor, el que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso.”

Apocalipsis es el único libro del Antiguo Testamento que es apocalíptico, un libro que usa muchos símbolos o lenguaje simbólico. Siete es algo completo o perfecto, total. Cuando habla de los siete espíritus se refiere al Espíritu Santo.

Las Características de Deidad son compartidas por el Padre, El Hijo, y El Espíritu Santo, Veamos a continuación:

Enseñanzas de la Biblia Que Revelan La Trinidad:

La Formula Trinitaria:

1. El Padre es Dios

2. El Hijo es Dios

3. El Espíritu Santo es Dios

4. El Padre no es el Hijo

5. El Hijo no es el Espíritu Santo.

6. El Espíritu Santo no es el Padre.

7. Hay un solo Dios

Transient

La Formula de la Trinidad, es Cien Por Ciento Bíblica, Dios la enseña

1. El Padre es Dios. La Biblia enseña que hay un Dios padre.

2. El Hijo es Dios. La Biblia enseña que Jesucristo es Dios.

Jesucristo es el verdadero Dios.

8 “Mas del Hijo dice: Tu trono, oh Dios..”

3. El Espíritu Santo es Dios. La Biblia enseña que El Espíritu Santo es Dios. En diversos pasajes menciona al Espíritu de Dios con cualidades personales.

Hechos 5:3-4 “Y dijo Pedro: Ananías, ¿por qué llenó Satanás tu corazón para que mintieses al Espíritu Santo, y sustrajeses del precio de la heredad? Reteniéndola, ¿no se te quedaba a ti? y vendida, ¿no estaba en tu poder? ¿Por qué pusiste esto en tu corazón? No has mentido a los hombres, sino a Dios.”

4. El Padre no es el Hijo. La Biblia no dice que el Padre no es el hijo, pero lo da a entender. Hay pasajes que dan a entender que el hijo es el padre en el sentido que ambos son Dios y Dios es uno:

Juan 14:8-9 Felipe le dijo: Señor, muéstranos el Padre, y nos basta. Jesús le dijo: ¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros, y no me has conocido, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; ¿cómo, pues, dices tú: Muéstranos el Padre?

Isaías 9:6 Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz.

Jesús da a entender que el está en el Padre y el Padre en El. El profeta Isaías profetizo que el Mesías seria un bebe humano y su nombre seria Padre Eterno.  Pero la Biblia  muestra muchos pasajes de conversaciones entre el Padre y el hijo que los muestra como distintos al interactuar entre sí, también existen varias enseñanzas bíblicas acerca del Padre y del hijo que los diferencian mencionando a los dos. Veamos algunos:

 1 Estas cosas habló Jesús, y levantando los ojos al cielo, dijo: Padre, la hora ha llegado; glorifica a tu Hijo, para que también tu Hijo te glorifique a ti; 2 como le has dado potestad sobre toda carne, para que dé vida eterna a todos los que le diste. 3 Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado.4 Yo te he glorificado en la tierra; he acabado la obra que me diste que hiciese.5 Ahora pues, Padre, glorifícame tú al lado tuyo, con aquella gloria que tuve contigo antes que el mundo fuese.

Puede usted observar en Juan 17, que habla del Padre y el Hijo como diferentes sin embargo que comparten la misma gloria.

5. El Hijo no es el Espíritu Santo. Tampoco la Biblia dice que el Hijo no es el Espíritu Santo, pero lo da a entender, pues el hijo, Cristo dice en Juan 15:26 “Pero cuando venga el Consolador, a quien yo os enviaré del Padre, el Espíritu de verdad, el cual procede del Padre, él dará testimonio acerca de mí.” Cristo no dijo yo mismo vendré como Espíritu Santo.” Otra vez se diferencian las personas de la trinidad.

Pero el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, les enseñará todas las cosas y les hará recordar todo lo que les he dicho.

Juan 16:13-15 13 Pero cuando venga el Espíritu de la verdad, él los guiará a toda la verdad, porque no hablará por su propia cuenta sino que dirá sólo lo que oiga y les anunciará las cosas por venir.14 Él me glorificará porque tomará de lo mío y se lo dará a conocer a ustedes.15Todo cuanto tiene el Padre es mío. Por eso les dije que el Espíritu tomará de lo mío…”

Se observa que el hijo se irá pero les dejara al Espíritu santo quien el Padre enviara. También el Espíritu santo glorificara a Jesús.

6. El Espíritu Santo no es el Padre. Tampoco la Biblia dice que el Espíritu Santo no es el Padre, pero lo da a entender:

Pero el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, les enseñará todas las cosas y les hará recordar todo lo que les he dicho.

Juan 16:5-10  5 »Ahora vuelvo al que me envió, ..Les conviene que me vaya porque, si no lo hago, el Consolador no vendrá a ustedes; en cambio, si me voy, se lo enviaré a ustedes.8 Y cuando él venga, convencerá al mundo de su error[ en cuanto al pecado, a la justicia y al juicio;9 en cuanto al pecado, porque no creen en mí;10 en cuanto a la justicia, porque voy al Padre y ustedes ya no podrán verme.

7. Hay un solo Dios. La enseñanza central de Dios a Israel siempre fue que Dios es uno y no hay mas Dios que El.

  • Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es.”
  • Tú crees que Dios es uno; bien haces…” 
  • Isaías 44:6 “Así dice Jehová: "Yo soy el primero y yo soy el último, y fuera de mí no hay Dios".

Isaías 43:10 "Vosotros sois mis testigos, dice Jehová, y mi siervo que yo escogí, para que me conozcáis y creáis, y entendáis que yo mismo soy; antes de mí no fue formado dios, ni lo será después de mí."

La doctrina histórica de la Trinidad afirma que solo hay un solo Dios, y que ese Dios es uno en esencia o sustancia, y tres en personas. Si escribimos eso de manera lógica: Dios es uno en aspecto A (esencia) y tres en aspecto B (personas). Según este principio vemos que la trinidad no infringe la lógica. La ortodoxia (o la doctrina correcta) afirma que Dios, con relación a una cosa, está unificado, pero con respecto a otra cosa tiene diversidad o pluralidad. Dios es tres en una cosa, y uno en otra cosa. Eso no es una contradicción. Una contradicción tendría lugar si dijésemos que Dios es uno en esencia (A) y tres en esencia (no A), o tres personas (B), y uno en persona (no B), en el mismo sentido y al mismo tiempo.

Lo que tenemos con la doctrina de la trinidad no es una violación de la ley de la no contradicción sino una paradoja. Paradoja de dokeo (parecer), es una declaración que aunque es verdadera, tiene una apariencia de contradicción.

La encarnación a primera vista también podría parecer contradictoria. Pero la iglesia cristiana ortodoxa no confesó que Jesús es Dios (A) y no Dios (no A), hombre (B), y no hombre (no B). En cambio la iglesia declaró que Jesús es tanto verdadero Dios (A), como verdadero hombre (B). El es tanto A como B , con todos sus respectivos atributos. Cristo es una persona, pero dos en naturaleza. Ninguna de estas dos formulas es contradictoria, pero ambas son paradójicas.

Algunas ilustraciones que se han utilizado son:

1. El trébol: tres hojas en una sola.

2. El huevo es la cáscara, la yema y la clara, tres distintos componentes que hacen a un solo huevo. El huevo es cascara, es yema, y es clara, pero la clara no es cascara ni yema.

3. El H2O liquido (Agua), solidó (hielo), y gaseoso (vapor), los tres son H2O. Una sola esencia en tres estados distintos.

Una sola esencia en tres estados distintos.

Aunque todas estas ilustraciones iluminan algo sobre esta verdad, no existe ilustración que pueda explicar plenamente el misterio de la trinidad. Por eso es un misterio pero no una contradicción ni cosa ilógica.

Cuando afirmamos la doctrina de la trinidad, aunque podemos definir lo que no es (No es una contradicción), sin embargo, somos incapaces de penetrar en las profundidades de lo que en realidad es. En el año 451 la iglesia en el Concilio de Calcedonia puso un cerco alrededor de la doctrina de la encarnación. El concilio afirmó que Cristo Jesús es verdadero Dios y verdadero hombre, y que esas dos naturalezas son distintas pero que están perfectamente unidas. La iglesia sin embargo, no presumió poder definir exhaustivamente cómo existe la unión de las dos naturalezas en Jesús. Simplemente construyó una plataforma en la que la ortodoxia puede funcionar.

Lo que queda, lo que la iglesia no expresó es misterio. Nadie puede explicar con exactitud que ocurrió cuando el Verbo o la Palabra se hizo carne. No sabemos cómo la naturaleza divina y humana coexisten en la encarnación. Eso sigue siendo un misterio para nosotros. Somos finitos y por lo tanto, no podemos comprender exhaustivamente lo infinito. Sin embargo el hecho de que algo sea un misterio no invalida su veracidad.

Pasajes que dan cabida a las tres personas dentro de la singularidad de un solo Dios que es:

La doctrina de la Trinidad es importante, porque es la forma en que Dios se ha revelado a la humanidad. El Padre envió al hijo por nuestra salvación, el Hijo dio su vida en la cruz por nuestros pecados para reconciliarnos con el Padre. El Espíritu Santo convence al ser humano de pecado y nos guía al arrepentimiento, nos sella con su presencia en nuestras vidas al ser salvos, y nos ayuda y guía en nuestra vida Cristiana.

Es por eso que la trinidad es importante, porque la experiencia de salvación es trinitaria, hay un solo Dios nada más, no tres, pero se revelo en el Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo.